Historias de personas que han ganado varias veces la lotería

En inglés existe un proverbio que se traduce aproximadamente como “un relámpago no cae dos veces en el mismo sitio”. Ello quiere decir que la mala suerte o los eventos muy, muy desafortunados no suelen sucederle a la misma persona. En la vida real, los personajes trágicos de las películas no son tan frecuentes porque la vida diaria es una continua mezcla de cosas buenas y malas, y las extremadamente malas (o buenas) no son tan frecuentes.

Pero hay algunas personas cuyas vidas parecen desafiar esta generalidad, puesto que son o increíblemente desafortunados, o maravillosamente afortunados. Precisamente nosotros queremos hablar de los afortunados: aquellas personas con tanta suerte que no sólo han ganado un premio mayor de la lotería una vez, sino varias veces. Sus historias son inspiradoras, agradables y divertidas, y quizá nos ofrecen alguno que otro tip para animarnos, comprar un décimo de lotería y tentar a la suerte.

La mujer más afortunada del planeta

De hecho, la historia de la lotería está llena de ejemplos impresionantes de personas que ganan y vuelven a ganar, con historias rocambolescas y extraordinarias sobre lo que hicieron con su vida después de esta reiterada explosión de buena fortuna.

Quizá es por ello que un caso especial como el de Joan Ginther, una mujer de Texas que ganó 4 premios diferentes: más de 5 millones de dólares en 1993 en la lotería de Texas, 2 millones en el año 2006 en el sorteo “Holiday Millionaire”, 3 millones en el año 2008 en el sorteo “Millions and Millions”, y 10 millones más en el año 2010 en el sorteo Extreme Payoff, no fue muy investigado más allá de que es la prueba de que para ganar la lotería en varias ocasiones, no sólo hace falta suerte, sino en ocasiones, ser un genio matemático…

Una gran parte de la explicación a esta continua racha de buena suerte radica en el hecho de que Ginther compraba muchísimos décimos, llegando a comprar miles, incrementando sus posibilidades exponencialmente.

Otra parte, es simplemente aceptar que nació siendo una mujer con muchísima suerte.

Los números con los que ganó su primer gran premio fueron: 1, 4, 7, 10 y 47. Su fecha de nacimiento es el 1° de abril de 1847 (01/04/47). Increíble, ¿no?

Pero después de este primer golpe de buena fortuna, ella se dedicó a comprar cantidades impresionantes y a la vez, bien seleccionadas de billetes de lotería a rascar, aumentando y aumentando sus ganancias. De hecho, después de su gran premio del año 2010, siguió ganando pequeños premios en este tipo de sorteos.

Debido a que se han hecho muchas investigaciones (y hasta un libro) sobre cómo Ginther ganó y ganó, se ha descubierto que algunas amistades la ayudaban a rascar y rascar billetes de lotería. Se ha notado cómo su administración local vendía más billetes de lo común…pero nada más. No hay fraude, no hay nada. Hay una mujer con mucha suerte que apostó mucho y en repetidas ocasiones y cuya estrategia le resultó increíblemente acertada.

Simplemente, fue una de las mujeres más afortunadas del planeta (y con una mente aguda para seguir su racha triunfadora).

Ganando con estrategia

Tristemente sabemos que las posibilidades de ganar la lotería son mínimas. Es una oportunidad entre millones. Y, aun así, como el caso de la afortunadísima mujer cuya historia acabamos de leer, Richar Lustig, otro estadounidense (en este caso del Estado de Florida), ganó la lotería 7 veces.

Tan feliz ha sido con su suerte, que este hombre comparte sus “estrategias” para ganar. Lustig ganó por primera vez en el año de 1992, 10 mil dólares que le sirvieron para cubrir los gastos del nacimiento de su hijo. En los años siguientes, siguió ganando premios significativos, pero no fue hasta que ganó cuatro veces que empezó a reflexionar en las cosas que pudieron haber influido en su triunfo.

No podía ser “sólo” suerte, el hecho de que una persona ganara y ganara simplemente no parecía normal.

Tras tres triunfos más, Lustig se precia de ser una persona que no ha desperdiciado el dinero ganado en la lotería, que vive bien, tiene inversiones diversas, disfruta grandes vacaciones y, además, ha publicado hasta un libro, publicado bajo el título “Cómo incrementar tus oportunidades de ganar la lotería” (Learn how to increase your chances of winning the lottery en su título original en inglés). Para ver algunos de sus tips (en inglés) puedes ver este video:

No sabemos si los consejos de Lustig funcionen, pero sí hay casos de quienes llevaron esta estrategia de comprar “todas” las combinaciones posibles a la práctica. Es el caso de Stefan Mandel

De forma muy astuta, Mandel cumplió el sueño dorado de todos quienes en algún momento juegan a la lotería: ganó 27 millones de dólares en la lotería de Virginia, en los Estados Unidos, en el año de 1992. Fue el mayor premio que había ganado en su larga vida de jugar a la lotería, pero no el único: ¡era la catorceava vez que ganaba!

Mandel nació en Rumania, y su forma de salir de su país, de ganar dinero rápido, fue jugar a la lotería. Después, se convirtió en un negocio para él. Al ser un genio matemático, se ha preparado intensivamente para elegir adecuadamente qué bloques de combinaciones tiene que comprar para ganar.

Tras su primer triunfo, se mudó con su familia a Australia, país en el que perfeccionó su sistema y encontró incluso inversores para llevarlo a la práctica.

Gracias a él, ganó 12 veces la lotería en Australia, hasta que se aprobaron leyes para impedir este tipo de compra de billetes de lotería. Así que buscó en otro sitio, y así llegó a la lotería local de Virginia. En 1992, año en el que realizó su proeza, existían 7,1 millones de combinaciones posibles. Así que Mandel esperó a que el premio superara los 25 millones de dólares, de forma que su inversión resultara beneficiosa. Compró todas las combinaciones, y se sentó a esperar la premiación. No sólo ganó el primer lugar, sino varios segundos y terceros lugares y miles de “pequeños premios”.

Fue la última vez que jugó, actualmente vive “retirado” en una isla tropical en el Pacífico.

Pero este modelo tan exitoso, ya no puede reproducirse.

Actualmente existen muchas más combinaciones, no se pueden comprar, imprimir y tener a tiempo todas y aun así que la inversión sea rentable. Los riesgos son muy elevados: es muy complejo comprar todos los décimos, hay riesgo de que otra persona compre la combinación ganadora y también de que otras personas lo intenten.

Parece que la fabulosa escalada ganadora de Mandel no podrá repetirse, y ello la hace una hazaña todavía más sorprendente.

Dos veces…en menos de dos años

Ya es fabuloso que con o sin estrategia haya personas que ganen varias veces la lotería. Pero que hay no sólo de ganarla dos veces, sino hacerlo en un lapso muy breve de tiempo.

En el sur de Francia, una persona (cuyo nombre no fue revelado), ganó más de 1 millón de euros en noviembre del año 2016. A pesar de haber ganado ese premio tan significativo, siguió jugando todas las semanas. En abril del 2018, volvió a ganar el mismo gran premio.

Este sorteo (Mi millón) no es tan apreciado por los jugadores en toda Europa como el sorteo de los Euromillones que acumula bolsas impresionantes, pero la simple y sencilla costumbre de seguir jugando, le ha reportado a este anónimo ganador una grandísima suerte.

¿Qué tan amplia es esta suerte?

Algunos matemáticos franceses analizaron las posibilidades de ganar un gran premio dos veces en un breve lapso de tiempo y es increíble analizarlas comparadas con otros eventos altamente improbables: la posibilidad de que te alcance un relámpago dos veces es una en 20 millones, de hacer un tiro perfecto de golf: una en 60 millones. ¿Ganar un premio como el de Mi Millón dos veces? Una entre 19 millones. Aún más loco sería ganar dos veces el sorteo Euromillones: una posibilidad de 140 millones a unos.

En Australia, en mayo del 2018, una persona ganó la lotería dos veces… ¡en una semana! ¿Qué tan difícil es esto? Hay una posibilidad entre 1845 millones de opciones. A eso le podemos auténticamente llamar “suerte”.

Suerte que cambia la vida

Estos casos de personas que ganan en dos o más ocasiones la lotería son fascinantes por el hecho de que las personas no se satisfacen con un gran golpe de suerte y siguen tentando a la fortuna posteriormente. Es el caso de Arturo Mazariegos, un inmigrante latino en Estados Unidos que entró tranquilamente a una tienda de donas y compró a la vez algunos billetes de lotería para rascar. Simple y sencillamente ganó un millón de dólares con uno de esos billetes.

En una segunda ocasión, se detuvo en una pequeña licorería y compró los únicos tres billetes de lotería instantánea que quedaban. Los tres resultaron ganadores: uno por 1000 dólares, otro por 600 y el tercero…por cinco millones de dólares.

Este tipo de casos, con una vida que cambia dando un giro de 180 grados de forma positiva, nos hacen pensar que quizá no sólo nos estamos perdiendo de un divertido juego al no jugar frecuentemente a la lotería, realmente estamos desperdiciando la oportunidad de cambiar nuestra vida para bien.

¿Y una persona que volvió de la tumba para ganar la lotería?

Bueno, quizá resulta un poco exagerado decir que Bill Morgan volvió de la tumba, pero sí que fue declarado muerto tras un accidente de tránsito y fue revivido sólo tras haber pasado 14 minutos de su “deceso”. Ello ya implica una gran dosis de suerte, pero un año después de su accidente, ganó 250 mil dólares australianos al jugar a la lotería.

La historia fascinó a los medios de comunicación, por el hecho de que Morgan había encadenado dos eventos de buena fortuna en un lapso tan breve de tiempo: sobrevivir y ganar. Así que estaba en un set en vivo de televisión narrando cómo con un sencillo billete de lotería instantánea había cambiado su fortuna y curiosamente, al raspar el billete en vivo y directo, ganó un segundo premio de 250 mil dólares australianos. Su esposa declaró poco tiempo después que deseaba que su marido no hubiese quemado la buena suerte de toda su vida en estos eventos tan cercanos en el tiempo.

Lo que podemos aprender de todos estos casos es que más allá de si existe una “técnica” dorada para ganar varias veces el gordo de la lotería, o si de hay personas bendecidas con una suerte fuera de lo común, es que si existen personas múltiples ganadoras de los premios de la lotería es porque siguen jugando. La constancia es la única forma de obtener cosas buenas en la vida, de lograr objetivos y avanzar… incluso de ganarle a la buena suerte y hacer que nos premie en repetidas ocasiones.

Enjoy this blog? Please spread the word :)