Movilizar la energía para realizar nuestros sueños ¿una ayuda de la lotería?

energia-interior-loteria-nacional-01

Todos tenemos una fuerza interna, por llamarla de alguna forma, que utilizamos para realizar proyectos y para perseguir objetivos. Esta fuerza también podríamos denominar energía interna es prácticamente nuestro mayor patrimonio individual al momento de emprender nuevos proyectos. ¿De dónde si no podríamos obtener la energía para realizar un nuevo emprendimiento, empezar un nuevo trabajo, proponernos una nueva meta? Tanto en el medio laboral como personal, la energía propia es un recurso valioso que debemos cultivar y cuidar.

Para aprovechar esta energía al máximo, algunos nos valemos de ciertas ayudas simbólicas para poder enfocar mejor nuestros esfuerzos. Algunos tienen amuletos, otros, compran décimos de loterías y apuestas del estado online. ¿De dónde proviene esa energía, cómo potenciarla y de qué utilidad pueden ser estos pequeños rituales simbólicos? Eso es lo que abordaremos en este artículo.

Fuerza interior: ¿qué es y cómo potenciarla?

Los mayores triunfos en la vida se dan cuando esta “energía” o “fuerza” interna sale a la luz y en cierta forma, saca lo mejor de nosotros. En los periodos más difíciles de la vida, cuando hay desafíos que parecen irremontables, es esa potencia interior la que puede hacernos salir a flote. Fortalecerla requiere algunos reflejos cotidianos que pueden aplicarse fácilmente y darnos seguridad y reforzar nuestra seguridad personal. Entre estos ejercicios de refuerzo de la energía interna, tenemos:

Saber quiénes somos.  

La inseguridad mata a la fortaleza interna. Detectar nuestra verdadera personalidad, con sus puntos más fuertes y sus debilidades nos permiten hacer funcionar de la mejor forma posible todas nuestras capacidades. Sentirse cómodo con lo que se es: ni más ni menos, da una increíble fortaleza.

Pasar tiempo a solas y en silencio.

El mundo actual es un mundo híper comunicado. El móvil nos avisa de correos, citas, trabajo pendiente y más cosas. Las redes sociales se convierten en compañeras inseparables de todos nuestros momentos vividos en familia o con los amigos. Por ello es importante tomarse un día a la semana, o incluso al mes, para desconectarnos de este constante bombardeo de información. Pasear sin estar todo el tiempo en línea, no escuchar música ni ver la tv, son una forma de escucharnos, concentrarnos y fortalecernos individualmente.

energia-interior-loteria-nacional-02

Organizarnos.

Es muy útil ver cuánto tiempo “desperdiciamos” diariamente simplemente pensando qué vamos a hacer. Giramos alrededor de decisiones no tomadas. Por ello conviene organizar nuestros días. Establecer rutinas, separar nuestras tareas y asignar momentos para cada cosa. Liberar tiempo implica liberar energía que podemos concentrar en el cumplimiento de nuestras metas.

Rodearse de personas positivas.

No quiere decir de personas que siempre digan que todo está bien, sino de aquellas que se quejen poco, sean propositivas y capaces de desafiarnos, enseñándonos mecanismos para mejorar como personas. Las personas que juzgan y mantienen una actitud condescendiente, no son una buena compañía y ciertamente no fortalecerán nuestra energía interna.

Tener un sitio en el que descansar y recuperar la paz.

¿Qué mejor lugar para ello que nuestro propio hogar? Ordenado, bien dispuesto, con un espacio para relajarnos y otro para trabajar. Si nuestro propio hogar es un sitio en que nos sentimos a gusto, felices e incluso orgullosos de estar en él, sin duda es un elemento que fortalecerá nuestra energía y nos permitirá concentrarnos en el logro de nuestros objetivos.

Mente sana en cuerpo sano.

La fortaleza interna se nutre mucho de la salud externa. No hablamos de un cuerpo modelo, sino de un cuerpo sano. Comer de forma saludable, hacer una cantidad moderada de actividad física, de forma que nos sintamos saludables y a gusto con nuestro propio cuerpo, son elementos que nos acercan a un mejor uso de nuestras fortalezas internas.

Meditar y reflexionar para encontrar nuestra energía interna.

Cada persona encuentra una forma de hacer esta comunicación tan íntima. Algunos rezan o meditan. Otros hacen ejercicio, pintan, o realizan prácticas más de moda como el mindfulness. La cuestión es centrarnos, concentrarnos y poder magnificar nuestra energía interna.

Este video de una charla TED habla de la necesidad de silencio para escucharnos a nosotros mismos y poder encontrar nuestra energía interior.

Elementos simbólicos de ayuda personal

Para explicar qué es un símbolo, es muy fácil valerse del ejemplo que representan las propias palabras. Cada palabra es un símbolo con dos partes. La palabra en sí y lo que la persona que la lee o la escucha imagina. Si leemos la palabra “árbol”, ¿qué pasa en nuestra mente?, se forma una imagen. Hay una planta arbórea con un tronco color marrón, ramas y muchas hojas verdes. Ese es el significado de la palabra.

Así como las palabras son símbolos, hay muchas otras cosas en la vida que tienen un significado diferente para cada persona.

Habrá para quién su mejor recuerdo esté representado simbólicamente en una foto, una medalla, una joya o una simple cajita de música. El recuerdo no es en sí el objeto, es todo lo que evoca en nuestra mente, las sensaciones, emociones e ideas que pueden llegar a nosotros a través de un objeto en apariencia insignificante.

Pues así como los objetos pueden ser símbolos de muchas cosas en nuestro pasado o nuestro presente, hay muchos elementos que sirven como símbolos de fortalecimiento de nuestra energía interna, esa fortaleza que nos puede ayudar y motivar a lograr nuestros objetivos personales.

Algunos son sencillos rituales de buena suerte y buena fortuna. Hay quien todos los días antes de salir de su casa se pone una gota de perfume, y con ello se siente mejor consigo mismo, más seguro, más confiado para enfrentar el trabajo de todos los días, e incluso de buen humor. Hay quien usa cotidianamente un amuleto, o quien escucha todos los días la misma canción. Todos estos pequeños rituales son elementos simbólicos que fortalecen el uso bien enfocado de esa energía interna que resulta tan importante para poder cumplir los objetivos personales.

Hay elementos simbólicos más complejos que nos pueden ayudar a potenciar esa energía que necesitamos para alcanzar metas. Con ello la mente hace una especie de compromiso que le permite a nuestra energía estar enfocada y optimizar su uso para alcanzar positivamente nuestros objetivos.

Si nos ponemos a analizar, son muchos los elementos a los que otorgamos un significado más allá de su evidente uso cotidiano. Nuestro mundo se va llenando de elementos cargados de simbolismo, que si analizamos adecuadamente, podemos usar a nuestro favor. Tomar conciencia de nuestras creencias, es parte de ese proceso tan importante de fortalecimiento individual que sin duda nos permitirá alcanzar metas y cumplir objetivos.

La lotería y su papel tradicional y simbólico

¿Qué papel juega la lotería en todo este proceso?

Tradicionalmente, las personas que compran un décimo de lotería nacional, euromillones o la quiniela, lo hacen porque creen. Creen que con un golpe de suerte, pueden conseguir cambiar la ruta de su vida y encaminarse al logro de objetivos.

Tristemente, no todos los que juegan, ganan. Pero siempre hay una posibilidad (de hecho, más fuerte de lo que muchos creen) de obtener un premio. Y es esa posibilidad la que mantiene a muchas personas jugando, dándose la oportunidad de soñar y a la vez, enfocando su energía hacia cosas positivas y agradables.

Además, la lotería tradicionalmente es vehículo para la asistencia pública y para la participación en buenas causas, lo que sin duda alguna multiplica el efecto positivo que el simple hecho de comprar la lotería nacional y apuestas del estado puede tener en nuestra introspección y autoconocimiento. No es igual para todos, pero hay quienes tienen fuertemente anclado en su corazón el símbolo de buena suerte, de posibles objetivos realizados y de cosas positivas que representa la lotería.

Como simple muestra, basta ver cómo para la sociedad española en su conjunto espera con ilusión anualmente el sorteo de la Lotería de Navidad para dar por comenzada la temporada navideña. No hay fiestas decembrinas sin lotería. Es un símbolo cargado de significados positivos, de buenos deseos, de energía colectiva concentrada en cosas positivas.

Y no es el único caso. La lotería nacional presenta sorteos con un gran significado de ayuda mutua y celebraciones familiares. La lotería dedicada a la Cruz Roja, por ejemplo, es una organización realizada para la ayuda y por una buena causa. En cuanto a celebraciones familiares, tenemos sorteos especiales el 14 de febrero, el día del padre, el día de la madre… todos estos distintos sorteos nos muestran la gran importancia simbólica y tradicional que tiene para los españoles la lotería, y cómo puede ser un elemento “portador” de energía, potenciador de una autorreflexión y de una sensación de acercarnos al cumplimiento de objetivos personales.

Símbolos, energía positiva, suerte… tantas cosas bonitas que podemos ir acumulando para potenciar esa fuerza interna que nos permitirá alcanzar tarde o temprano metas como tener un trabajo que nos guste, construir una casa, formar una familia, viajar…

De acuerdo a tus propios objetivos personales, ¿cuál crees que es la mejor forma de conectarte con tu energía interior? ¿Tienes rituales simbólicos o amuletos? ¿Crees como nosotros que la lotería puede ser un factor desencadenante de energía positiva? No dudes en comentar y compartir cuáles son tus propias formas de hacer crecer tu energía interna.

Enjoy this blog? Please spread the word :)