Previsión y suerte: la Lotería de Navidad ya está disponible

A lo largo de la historia, la gente ha confiado en varias cosas para planear su futuro: supersticiones, rituales, oraciones, planificación… Los seres humanos siempre queremos adelantarnos y planificar en cierta medida los eventos que ocurrirán en el futuro para poder tomar las medidas adecuadas y hacer frente a los imprevistos.

Este ejercicio continuo de querer planificarlo todo es en cierta medida lo que nos permite enfrentar adversidades y alcanzar logros personales. Y se aplica a muchos aspectos de la vida cotidiana, por ejemplo, planear vacaciones, la compra de una casa… o incluso cuando proponerle matrimonio a nuestra pareja o el nombre que le vamos a poner a un hijo.

No es raro entonces que este ejercicio de previsión afecte a un evento familiar y tradicional como es la compra de la Lotería de Navidad. ¿Sabías que ya están a la disposición en tu administración de lotería o para su compra online? Lo emocionante es que hay muchas personas que ya están buscando sus números preferidos para evitar perderlos si no planean este sencillo ritual y lo hacen con tiempo. Ello nos lleva a preguntarnos, ¿qué papel tienen la previsión y la suerte en nuestra vida cotidiana? ¿Por qué hay cosas que elegimos hacer con tanta antelación y otras que dejamos para el último momento?

La idea de prever y planificar

Cuando nos levantamos por las mañanas, lo hacemos con una clara idea de lo que queremos lograr ese día. Normalmente, sabemos qué haremos inmediatamente después de levantarnos, qué transporte tomaremos para ir al trabajo, qué acciones realizaremos en nuestro empleo, a dónde iremos a comer, entre otras cosas. La forma en que funcionamos como seres humanos nos empuja a ver un poco hacia adelante, contemplando lo breve que es el presente y lo importante que es tener una idea de lo que va a suceder a continuación.

Ello no quiere decir que nos “martiricemos” planificando. La idea es ocuparnos en el presente y no preocuparnos, pero ello quiere decir hacer cosas en este momento que tendrán consecuencias en el futuro.

Cuanto más organizadas sean nuestras acciones presentes, más ayudarán a nuestras acciones futuras a tener los resultados que estamos buscando.

Pongamos por ejemplo algo muy sencillo: evitar desperdiciar comida. ¿Cómo lograrlo? Una excelente forma es planificar los menús semanales. Si sabemos qué vamos a cocinar diariamente, sólo compraremos aquello que está incluido en nuestros menús previstos, evitando en gran medida que algo que compramos y que se instaló en nuestra heladera se descomponga y se pudra antes de que recordemos cocinarlo. Pero no sólo éste será el resultado positivo de la planificación, sino que además, descubriremos una gran economía de tiempo. Al saber qué vamos a comer, perdemos menos tiempo, si llevamos comida al trabajo, ésta será más variada y saludable. En resumen, las consecuencias de planificar bien nos ayudarán a optimizar nuestro uso del tiempo y nuestros recursos económicos, además de tangencialmente, ayudar al planeta y a la sociedad evitando el desperdicio de alimentos.

Al igual que en este ejemplo, la previsión es un elemento que siempre ayuda, pues permite visualizar el futuro con mayor orden y estructura. Por ello, las personas intentan llevar una agenda. Antes lo hacíamos por escrito, hoy en día el sistema operativo en nuestro Smartphone nos ayuda a llevar una agenda electrónica que nos ayuda a planear acciones, compras, viajes, reuniones, recordar cumpleaños…

Planificar la Navidad

La planificación en la administración

Es tan importante la relevancia de la previsión que se ha ganado un lugar en la teoría administrativa, en la que la planificación es uno de los pilares sobre los que se funda la comprensión del funcionamiento de toda entidad económica o financiera.

La planificación se lleva aún más allá en la denominada prospectiva estratégica, la cual es una descripción de los cambios que se propone llevar a cabo en un lapso específico de tiempo.

Esta planificación prospectiva permite tener un cierto avance, una forma de contar con acciones predecibles de forma que se puedan diseñar estrategias para llegar al punto que se está proyectando. Esta proyección/planeación parte del hecho de que todos los días identificamos y racionalizamos muchísimos eventos, anuncios, elementos que puedan afectar nuestro campo de acción. Es el análisis de todos estos elementos lo que nos permite delinear qué pasos debemos seguir para alcanzar nuestras metas.

La planificación constituye, de esta forma, una de las etapas clásicas y contemporáneas del proceso administrativo. Tras un análisis de las condiciones presentes, una planificación detallada es lo único que puede conducir a alcanzar metas y objetivos. De hecho, sin una adecuada planificación, no es posible avanzar en los trabajos cotidianos en cualquier empresa, lo mismo que sucedía en los ejemplos de la vida cotidiana que hemos planteado.

Si vemos la administración como una extrapolación empresarial de cómo las personas llevamos nuestra vida diaria podemos ver que en el mundo contemporáneo, ni la vida individual ni la vida administrativa y económica puede entenderse sin un mínimo de planeación y previsión estratégica.

Cabe aclarar que este proceso tan importante involucra la formulación de uno (o más) planes detallados para lograr el óptimo balance de las necesidades con la demanda utilizando los recursos disponibles, y que el proceso de planeación implica:

  1. Identificar metas y objetivos
  2. Formular estrategias para lograrlas
  3. Buscar la forma de utilizar o “crear” los medios requeridos e
  4. Implementar, dirigir y monitorear todos estos pasos en el orden adecuado

Como podemos ver, la planificación es la forma más adecuada de lograr una meta, y esto se aplica a todos los ámbitos de la vida social y cotidiana. Pero no siempre podemos prever todo. Están los imponderables, esos elementos del caos que pueden sacudir hasta la mejor planificación.

Confiar un poco en la suerte

¿Qué es la suerte? Un pequeño deje de azar que ayuda a que nuestros planes se realicen. Como ya decíamos, ni la planificación más detallada puede preverlo todo. Es ideal analizar los hechos, hacer planes, prever y proyectar de forma estratégica, pero en todas estas planificaciones es importante considerar que las cosas pueden salir de otra forma, para bien o para mal.

Y es precisamente esto lo que podríamos considerar “suerte”. No siempre cuando hacemos planes las cosas salen tal y como las pensamos, pero ello no siempre quiere decir que saldrán mal. Los cambios aleatorios en los planes pueden transformar un escenario en uno positivo y lleno de buenos resultados. Es por ello que no es ser supersticioso, ni descuidado, el dejar un breve margen de error y fortuna en nuestros planes. En último caso, es esta pequeña ventana de azar la que puede transformar una tormenta en un arcoiris, y es a lo que a lo largo de la historia los hombres han llamando “buena fortuna”.

Esta buena fortuna es la que nos lleva a seguir rituales tan sencillos y familiares a la vez como lo es comprar un billete de lotería. Es cerrar los ojos un poco y confiar. Es darle paso al azar, la fortuna o la suerte y darle permiso de que se mezcle positivamente en nuestros planes. Es ello lo que hacemos cada año cuando vamos a comprar nuestro décimo de la lotería de Navidad. Es pensar positivamente, buscar la buena fortuna, formular un deseo.

Así que, ¿porqué no permitirnos una intersección entre planeación y buena suerte, comprando con anticipación nuestros boletos para poder darnos el lujo de elegir esos números a los cuales les tenemos confianza?: el del nacimiento de uno de nuestros hijos, el de nuestra boda, o el que ha sido nuestro número preferido desde que éramos niños. Si lo que queremos es participar con alegría de esta hermosa tradición navideña, lo mejor es tomarnos nuestro tiempo y buscar esos números con anticipación.

La lotería de Navidad: planeando tus números con tiempo

La Lotería de Navidad es uno de los eventos más significativos y representativos de las fiestas navideñas, así que ¿por qué hablar de ello cuando aún falta tanto tiempo? Pues precisamente porque ya han salido a la venta y han llegado a las administraciones de lotería los décimos de este importante sorteo.

yaalaventa01

Con la experiencia que nos dan tantos años al frente de una administración de loterías, en Loterías Valdés sabemos que son muchas las personas que buscan sus décimos con anticipación para no perder sus números, así que nos alegra comunicar que ya han salido a la venta y que es el momento de permitir que esa afortunada intersección entre buena suerte y planificación tome su curso y nos guíe hacia unas Navidades llenas de premios y fortuna.

Debemos recordar que el sorteo denominado “Gordo de Navidad” es sin duda alguna el sorteo más popular, por ser el que ofrece más premios y por la fecha tan especial en que se celebra el sorteo. No empieza realmente la temporada navideña hasta que el día 22 de diciembre se realiza este espectacular sorteo.

yaalaventa02

¿Qué características tiene? Jugar a la lotería de Navidad puede implicar ganar premios de hasta 400.000 euros por cada décimo.

Este maravilloso sorteo tiene como características:

  • El sorteo consta de 180 series de 100.000 billetes cada una.
  • Cada billete es un “décimo”, es decir, la décima parte de un billete.
  • El tiempo para comprar décimos de lotería de Navidad es el más largo de todos los sorteos, porque las administraciones reciben los décimos a principios de verano.

La emoción navideña hace que muchos españoles compren su décimo el último día, pero para facilitarte esta compra y permitirte ahorrar tiempo, esperas y desplazamientos, Lotería Valdés pone a tu disposición un espacio donde comprar Lotería de Navidad por Internet.

Recuerda: permitir que la buena fortuna, el azar y la planificación formen una encrucijada en tu vida no puede más que tener buenas consecuencias. Bien dicen las personas que llevan amuletos que a la buena suerte hay que echarle siempre una mano. Así que decídete y ayuda a tu buena fortuna, apunta en tu agenda (física o electrónica) la fecha y los números elegidos y planea dedicarle unos minutos en verano a esta compra navideña.

yaalaventa03

¿Ya has elegido qué números quieres este año? ¿Has pensado si comprarás tus décimos solos o si compartirás esta significativa compra con amigos, familiares o compañeros de trabajo?

Comparte con nosotros en el blog Loterías Valdés tus ideas al respecto y tu opinión sobre el punto en que se unen la planificación, la previsión y el azar de la buena fortuna. Como tradicionales dueños de una administración de loterías, son temas sobre los que pensamos mucho, pero siempre es interesante conocer la interesante opinión de nuestros clientes y lectores.

Enjoy this blog? Please spread the word :)