Haciendo de la Navidad algo emotivo, ¿por qué no participar de la Lotería de Navidad?

Cuando somos niños, las Navidades son simplemente la mejor época del año. No hay forma de que nos sintamos más emocionados por ningún otro evento. Diciembre y enero se convierten en un maratón inigualable de belleza, diversión, regalos y magia. Desde que se instala el árbol navideño en casa, con el Belén y toda la decoración, los niños se sienten inmersos en un reino de magia y detalles de amor que les permite construir una serie de recuerdos emotivos y llenos de ternura que los acompañará el resto de su vida.

magianavidad00

¿Qué es lo que pasa cuando crecemos que perdemos ese sentido de magia de las Navidades? Un poco dejamos de creer en los Reyes Magos y ya no tememos que nos dejen carbón en lugar de fabulosos regalos si nos hemos portado mal, y es que a medida que vamos adquiriendo poco a poco responsabilidades, seriedad y trabajo, dejamos de sentir ese hormigueo en el estómago cuando se acerca diciembre. La temporada de Adviento ya no es un conteo regresivo para el festejo. La emotividad se diluye y con ello, dejamos escapar la magia.

En Loterías Valdés sabemos de primera mano, por ser una administración de loterías tradicional que ha tenido contacto con muchos clientes y visitantes en época navideña, que hay formas de poder retomar el espíritu emotivo y mágico de la Navidad y vamos a compartir algunas, para ayudarte a recuperar esa alegría decembrina y evitar que te conviertas en un Scrooge, el personaje del clásico “Cuento de Navidad” de Charles Dickens: ese personaje que odia las Navidades, el amor y la solidaridad de estas fiestas.

magianavidad01

No caer sólo en lo comercial

Lo fantástico de las Navidades es que son una festividad que ha evolucionado y adquirido toques culturales diferentes, haciéndose una fiesta que lejos de ser sólo religiosa y eminentemente occidental, ha pasado a encarnar valores universales.

Hay muchos que critican el hecho de que la Navidad ha perdido su espiritualidad para dar lugar a una fiesta que es sólo comercial y una oda al consumismo. A veces hay que desapasionarse un poco y ver el cuadro completo en lugar de sólo las partes. Si bien es verdad que en la actualidad nos hemos acostumbrado a expresar nuestros afectos y emociones con obsequios y regalos, tampoco es tan malo siempre y cuando no caigamos en un consumismo exagerado.

Para un niño pequeño descubrir que los Reyes Magos le han traído los regalos que había pedido (quizás no todos pues tampoco es positivo sobre-regalar y llenar a los niños de juguetes que no utilizarán a largo plazo), es simplemente un momento mágico y lleno de emoción. Se siente querido, importante, reconocido en su buen comportamiento. Si los padres, con trabajo y esfuerzo han podido obsequiar no sólo ese juguete, sino ese increíble momento a sus hijos, no podemos ver toda esa situación como algo negativo sólo porque ha habido un intercambio comercial involucrado. Éste no puede borrar las emociones despertadas y los bellos recuerdos creados.

Así que es posible que mantengamos ese espíritu navideño dando regalos a nuestros seres queridos y recibiendo pequeños detalles de su parte también. Si no queremos participar de las ganancias de grandes centros comerciales, siempre está la posibilidad de comprar en mercadillos navideños locales, en centros artesanales, en mercados y directamente con los productores. Todo ello nos permitirá participar de la cadena de consumo con una conciencia tranquila y nos dará la oportunidad de dar y recibir regalos sin sentir que hemos convertido nuestras Navidades en algo puramente comercial.

magianavidad02

Darle cabida a las tradiciones locales

¿Qué hay más hermoso y divertido que aprender y descubrir las tradiciones locales? En un mundo en que la información fluye de una esquina a otra del planeta, en que muchas cosas se hacen homogéneas y son iguales en cada rincón del mundo (el San Nicolás o Santa Claus con una barba blanca y un traje rojo se hace presente en todas partes desde hace algunas décadas, por ejemplo), el toque de diferencia que dan las pequeñas cosas que sólo se hacen en una región o incluso sólo en una pequeña ciudad, son lo que hace de las Navidades y cualquier fecha especial algo divertido e interesante.

El hecho de que en diciembre se dé un cambio de estación (al invierno en nuestra parte del mundo y al verano en el hemisferio sur), dando como resultado o la noche o el día más largos del año, han hecho que desde hace milenios existan tradiciones, fiestas y celebraciones ligadas a estas fechas. Es así que en todas latitudes hay pequeños detalles que hacen de la Navidad algo único en cada rincón del mundo.

Loterías Valdés pertenece en cierta medida a Barcelona, y son las tradiciones de esta ciudad las que nos hacen adorar la Navidad, que no se vive año tras año una serie de festividades divertidas y culturalmente variadas y coloridas sin amarlas en gran manera.

Por ejemplo, el asistir a la Feria de Santa Llúcia y comprar no sólo el Árbol de Navidad, sino también… un tronco. Sí, el famoso “Tío” es un tronco que se disfraza humanizándolo y vistiéndolo, se lleva a casa y se coloca al pie del árbol y el Belén y el día de Navidad se le golpea para hacer “salir” los regalos navideños. Además del cada vez más famoso “caganer”, que se coloca en un lugar escondido del Belén y todo el mundo lo busca. Este famoso personaje que además, desde el año 2002, toma la forma de personas famosos como futbolistas, políticos, cantantes…

Otro elemento cultural distintivo es el celebrar no sólo las Navidades, sino también la fiesta de San Esteban el día 26 de diciembre, con lo que la fiesta se prolonga y hay una triple oportunidad de disfrutar de deliciosos platos, en familia y acompañados de gente querida.

Realmente hay que ser una persona muy hermética para no disfrutar de una buena comida en familia. Sobre todo si los platos no son muy fáciles de preparar y sólo se cocinan una vez al año. Así que dejemos atrás nuestros prejuicios y pasémoslo bien en familia, redescubriendo las tradiciones navideñas locales, enamorándonos nuevamente de los platos navideños y de los pequeños detalles de humor que acompañan a estas celebraciones. Siempre es posible volver a empezar, volver a amar una fecha y una celebración.

Decorar y dejarse llevar

Otro elemento esencial de la Navidad es sin duda, la decoración. Tanto es así que ya las hemos mencionado bastante en este artículo. El árbol, el Belén, las coronas de Adviento colgadas en la puerta, velas, regalos preciosamente envueltos y coronados con hermosos moños, cosas brillantes y coloridas que llenan los espacios de luces y formas tradicionales de esta fecha.

Este elemento es uno de los que más pueden molestar a quienes “detesten” las fiestas navideñas. Les parece excesivo, caro, innecesario. Nuevamente, para recuperar el espíritu que nos permita disfrutar este derroche de luz y color, hay que intentar ver las cosas a través de los ojos de un niño. ¿Cuál es la mirada de un pequeño la primera vez que ve encenderse el arbolito de Navidad? Los colores y las luces lo deslumbran. Se puede ver la fascinación en su sonrisa. Así que por qué no regresar un poco a esa inocencia y dejarnos maravillar por algo tan sencillo como una guirnalda luminosa, una rama de acebo o una hermosa figura de barro o porcelana ubicada ante el Belén navideño. ¿Difícil? Quizá. Cada persona sabe por qué y en qué momento dejó de sentir ese cosquilleo en el vientre al ver todos estos elementos decorativos, pero hay tantos y tan variados que explorar las ideas y dejarse enamorar de nuevo no debería ser tan complicado.

Pensar en quienes ya no están

Hay una razón de mucho mayor peso para no sentirse involucrado en la magia de la Navidad. Cuando hemos perdido un ser querido. El dolor de la pérdida y la ausencia puede ser tan agudo y espinoso, cuando la muerte ha tocado de cerca a nuestra familia, que todas las ocasiones especiales pueden verse teñidas de oscuridad y dolor.

Las Navidades, al ser tradicionalmente una época que se pasa en familia, con las personas más cercanas, amistades íntimas, y en pequeños círculos de amor y confianza, suelen ser el periodo más duro para una persona que enfrenta el duelo de la muerte de un ser querido.

Sin embargo, existe la posibilidad de disfrutar. De una forma diferente, más sabia, tamizada por las lágrimas, pero se puede aprovechar la calidez para curar un poco y en cierta medida el dolor. Tomar la compañía del resto de la familia como un punto de partida para volver a sonreír, para disfrutar de la vida y ello no implica que se deje de lado a la persona que se fue.

Se puede por ejemplo, como gesto simbólico, escribirle a ese ser querido una tarjeta navideña y colocarla al pie del árbol, con el resto de los regalos. O bien, se puede colocar una foto suya cerca de la parte de la casa en que se ha puesto el núcleo de la decoración festiva. De esta forma, es posible, gracias a pequeños detalles simbólicos, mantener la presencia de esa persona que nos hace tanta falta, a la que aún sentimos con nosotros y cuya falta nos bloquea para disfrutar del resto de las personas que nos quieren.

Si creemos que aún con ayuda de nuestros seres queridos y de pequeñas acciones no podemos salir del “agujero” de tristeza, nuestro problema no es con las Navidades, puede ser mucho más serio y podemos requerir ayuda psicológica.

Un toque de magia adicional: participar en la Lotería de Navidad

Si aún todos estos pequeños elementos no logramos retomar el espíritu navideño, en Loterías Valdés creemos que hay uno que no podrás evitar: la lotería de Navidad. Este tradicional sorteo moviliza las ilusiones de todos los españoles de hacerse millonarios pues posee premios de lo más atractivos que hay en cuanto a sorteos de este tipo. Además, forma parte de una hermosa campaña publicitaria que cada año nos sorprende con un anuncio novedoso, que generalmente cuenta una historia y que puede ayudarnos a remover emociones positivas, ilusiones y deseos.

Así que si aún con la idea de volver a ver la Navidad como la ve un pequeño de cinco años no logras retomar la emoción de la época, igual puedes darle magia a tu diciembre comprando un décimo de la lotería de Navidad online o en tu administración de loterías preferida.

Recordemos que este sorteo, el sorteo extraordinario de Navidad cuenta con 180 series de 100.000 billetes cada una. Cada boleto es un “décimo”, es decir, la décima parte de un billete. Es un sorteo con tanta tradición y seguimiento, que el tiempo para comprar décimos de lotería de Navidad es el más largo de todos los sorteos, porque las administraciones reciben los décimos a principios de verano. Todos queremos participar, se puede hacer de forma individual o juntándonos con los amigos, pues soñar un poco, hacernos ilusiones, darle magia a nuestra vida, es algo en lo que sin duda alguna, la Lotería puede ayudar.

Así que no le des demasiadas vueltas, reencuentra la magia navideña y dale una oportunidad a tu pequeño niño interior de maravillarse con las luces, el color y las cenas familiares. Y de paso, apuéstale a tus números preferidos comprando un décimo de la lotería de Navidad. No te arrepentirás.

magianavidad03

Enjoy this blog? Please spread the word :)