Compartiendo la lotería con tu pareja

Una de las preguntas que psicólogos, antropólogos y filósofos se han realizado por mucho tiempo es por qué las personas buscan tener una relación de pareja. Cuántas necesidades personales pueden satisfacerse al vivir con otra persona, cuántas experiencias compartidas pueden crearse y por qué preferimos esta forma de relacionarnos afectivamente con alguien qué consideramos especial.

No vamos a responder a todas estas preguntas existenciales, pero sí vamos a reconocer que muchas de las personas que se acercan a nuestra administración de loterías o compran su billete de lotería online lo hacen en pareja.

Compartir detalles y momentos memorables con la persona que amamos y con quien hacemos tantos proyectos en común es una forma de construir un vínculo más sólido, como muchos otros pequeños detalles cotidianos que pueden enriquecer y hacer una relación más sólida y duradera.

Detalles cotidianos para fortalecer una relación

En la vida cotidiana de una pareja, puede resultar más que sencillo olvidar esos pequeños gestos que pueden mantener una relación activa y palpitando de vida. Lo que muchas parejas no notan es que no lleva demasiado esfuerzo ayudar a tu compañero de vida a sentirse valorado día tras día. Los pequeños detalles cotidianos pueden ser verdaderamente piedras angulares en la construcción de una relación satisfactoria. De hecho, estos detalles apenas si llevan algunos minutos en el día a día y dan raíces sólidas a una relación. Entre estos detalles, podemos mencionar:

a. Apagar el Smartphone

Resulta increíble cómo nos hemos vuelto uno mismo con el teléfono. El hecho de pasar toda la cena recorriendo nuestro hilo de actualidad en Facebook es verdaderamente construir un muro entre nosotros y nuestra pareja. El simple hecho de dejar de lado el teléfono cuando vamos a cenar, puede ayudar mucho a nuestra relación pues disfrutaremos de unos minutos de calidad para charlar y compartir lo que hayamos hecho durante el día. La comunicación directa tiene un gran impacto en cómo nos sentimos en relación a la persona que vive con nosotros.

b. Irse a la cama en el mismo momento

A veces la vorágine de la vida cotidiana nos hace sentir como que no tenemos ni un momento para pasar a solas con nuestra pareja, que no nos queda ni un instante libre para simplemente charlar o disfrutar juntos. En la medida de lo posible (por horarios de trabajo, sobre todo), irse a acostar en el mismo momento es una buena forma de paliar en cierta forma esta sensación de ausencia. De hecho, establecer esta pequeña rutina puede mejorar los hábitos de sueño de ambos integrantes de la pareja, lo cual también tiene un impacto positivo en la relación de pareja.

c. Hacerle un café a nuestra pareja

Los grandes gestos no son los únicos que existen para demostrar amor. Algo tan simple como hacerle un delicioso café caliente por las mañanas a nuestra pareja puede ayudar enormemente a mejorar nuestra relación. Los pequeños actos de amabilidad llevan a una mayor satisfacción en la vida de pareja. La gente asume que su pareja permanecerá con ellos porque ya han realizado un compromiso al respecto, pero no es así. Ningún contrato ni compromiso firmado vale lo que valen cientos de actos amables y atentos en el día a día.

d. Recordar el pasado común

Cuando ya vivimos con nuestra pareja, seguramente es porque ya compartimos una buena cantidad de recuerdos pasados agradables y divertidos. Desde cómo nos conocimos a esa vez en que uno de nosotros se cayó estrepitosamente y después nos reímos juntos por horas… el traer al presente esos recuerdos no sólo aporta una sonrisa momentánea, sino que les da un lugar en nuestra historia común y la hace cada vez más parte de nuestra propia vida. Además, es divertido recordar estas cosas en común.

e. Un abrazo

El contacto físico no-sexual es tan importante como el contacto íntimo y sexual para mantener una relación plena. El contacto físico nos permite mostrar que realmente estamos en una relación: implica confianza y comodidad el uno con el otro. Además, un abrazo o simplemente tomarnos de la mano pueden enviar mensajes positivos que permiten tranquilizarnos en caso de ansiedad.

El equilibrio entre pasar tiempo a solas y con la pareja

Un gran secreto para mantener una relación de pareja saludable y duradera (y por supuesto, feliz) es darle la misma importancia al tiempo en común y al tiempo que cada quien pasa solo, dedicándose a sus cosas muy personales.

En cualquier relación hay dos personas involucradas buscando encontrar un balance entre aquello que los hace feliz y las condiciones en las que se sienten libres, a la vez que acompañados y contenidos emocional y físicamente. Tener tiempo para estar a solas debe tomarse como uno de los ingredientes principales de una relación duradera y satisfactoria, puesto que implica un cuidado personal que es esencial para poder ofrecer algo a la otra persona.

Si cada miembro de la pareja decide cuál será su espacio personal, ambos deberán respetarlo y hacer un compromiso para apoyarse. Este compromiso muestra que hay amor sin miedos ni inseguridades. Es vital tener momentos individuales y privados para poder mantenernos en una pareja que nos haga sentir a gusto. La belleza es poder volver al espacio común renovados y sintiéndonos mejor con nosotros mismos.

Emociones compartidas

Tener un compromiso emocional con la pareja no tiene que ver solamente con el amor. También implica la existencia de una conversación continua en la que todos los miembros se sientan escuchados y parte importante de esta interacción. La relación es mucho más gratificante cuando es posible hablar con el otro sin causar o sentir un nerviosismo o una angustia intensa. Para ello, es interesante e importante compartir emociones y mejorar la comunicación con la pareja. Algunas estrategias emocionales que pueden hacer de la convivencia algo más íntimo en términos de lo que sentimos y cómo lo procesamos pueden ser:

  1. Identificar los propios sentimientos. Saber cómo nos sentimos es complicado. En ocasiones no sabemos si estamos tristes o ansiosos. Por eso, para compartir momentos adecuados es mejor no intentar discutir cuando estamos en un momento demasiado emocional o intenso y calmarnos previamente.
  2. Compartir las emociones auténticas. El hablar siendo honestos con nuestras propias emociones hace que la otra persona se percate de esta veracidad emotiva y sea receptiva a nuestros mensajes y peticiones.
  3. Plantear las preguntas que queremos que sean respondidas. Este consejo resulta mucho más difícil de llevar a la práctica de lo que parece. A veces queremos saber qué siente nuestro compañero o queremos que haga algo, pero no expresamos nuestra petición tal cual. Es sorprendente ver lo positiva que es la reacción de la gente cuando decimos lo que queremos.
  4. Nunca asumir cómo se siente el otro. Este pequeño detalle es esencial para poder compartir emociones con nuestra pareja. Los seres humanos tendemos mucho a sentir seguridad respecto a cómo se siente la otra persona. Si pensamos en preguntar cómo se siente antes de dar por sentado que está pasando por un momento de enojo o de tristeza, quizá podamos compartir mejor la carga de la emoción negativa que está sintiendo o mejor aún, disfrutar juntos un momento positivo y agradable.

Este poder compartir auténticamente lo que sentimos y cómo lo sentimos nos permite también compartir otro tipo de emociones como, por ejemplo, la alegría de pasar una fiesta juntos, la emoción de planear unas vacaciones, la tranquilidad de pasar juntos un domingo por la tarde o la ilusión de comprar un décimo de lotería.

Sorteos de lotería ideales para compartir en pareja

Cualquier sorteo es perfecto para comprar un billete en pareja y compartir la esperanza de ganar un premio gordo y arreglar uno que otro problema, o bien, emprender algún proyecto común. Aun así, hay algunos sorteos que son particularmente “románticos” o ideales para esta compra en binomio.

  • En primer lugar, podríamos hablar claro está de la lotería del 14 de febrero, la ya instaurada lotería de San Valentín. Esta fecha, tan llena de corazones por la fiesta comercial de los enamorados, puede ser un momento perfecto para decidirse y elegir números en común para soñar como pareja.
  • En segundo término, no hay nada más familiar y agradable que jugar con alguien en la lotería de Navidad. Si jugar con alguien es hacerlo con nuestra pareja, ello ayuda a preparar el ambiente para una celebración amorosa y armónica durante las fiestas decembrinas.
  • Otros sorteos perfectos para las parejas, son los del día del padre en marzo o el del día de la madre en mayo, pues son sorteos familiares. Evidentemente, quizá no son ideales para las parejas que aún no tienen hijos, pero para aquellos que ya tienen una familia más numerosa, es una forma linda y divertida de celebrar la paternidad y la maternidad en pareja.

  • ¿Y para las parejas muy apegadas al deporte? Jugar juntos a la quiniela o al quinigol puede ser una forma lúdica y entretenida de darle salida a una pasión deportiva conjunta.

Cualquiera que sea el sorteo que elijáis para jugar en pareja, es importante darle como al resto de las actividades conjuntas, un sitio importante. Tener una pareja es vivir el día a día en común y las actividades que se realizan a dos, sirven para ponerle sal y pimienta a una relación y son pequeños bloques que ayudan a construir, como los otros tips y consejos que hemos mencionado, a mantener una relación sana, agradable, estable y satisfactoria.

Enjoy this blog? Please spread the word :)